mudarse a brasil

Guía completa para mudarse a Brasil

Mudarse a Brasil

En la memoria reciente, Brasil ha surgido como un actor global nuevo y significativo, tanto económica como políticamente. Aunque Brasil había disfrutado de un período de crecimiento económico perpetuo, que, combinado con su estilo de vida relajado y un clima favorable, ha provocado que un número cada vez mayor de expatriados de diversos campos consideren la posibilidad de mudarse a Brasil, esto podría estar en proceso de cambio. En 2014, Brasil experimentó una contracción económica durante dos trimestres consecutivos, marcando la primera recesión técnica en cinco años. Sin embargo, a pesar de que el tercer trimestre terminó la recesión con un crecimiento minúsculo del 0,1%, tanto los economistas gubernamentales como los independientes han reducido sus proyecciones de crecimiento en los próximos años.

Aunque esta turbulencia en la economía no debería preocupar demasiado a los expatriados, es importante darse cuenta de que establecerse en Brasil y encontrar un trabajo allí siempre ha requerido una cantidad considerable de dedicación y perseverancia, sin mencionar un poco de buena suerte. Sin embargo, muchos de los que ahora disfrutan de sus vidas en una metrópolis bulliciosa o en una ciudad costera pintoresca dicen que valió la pena el esfuerzo para obtener una visa y mudarse a Brasil.

La situación económica

Brasil cuenta con el dinámico clima empresarial de una de las economías de más rápido crecimiento del mundo. A pesar de la reciente contracción, Brasil sigue siendo la séptima economía más grande del mundo, y se convirtió en tal a principios de 2012. Aunque los economistas creían que la Copa Mundial de la FIFA en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016 proporcionarían un mayor estímulo a la economía en auge, esta expectativa se ha quedado atrás revisión. Se cree que lo primero ha tenido un impacto negativo en la economía, ya que los días festivos municipales durante los juegos locales y el absentismo laboral del personal para ver la competencia disminuyeron las tasas de producción y jugaron un papel en la recesión técnica mencionada anteriormente. Los resultados de los Juegos Olímpicos sobre la economía brasileña aún están por verse.

Sin embargo, la reputación de Brasil como una economía en crecimiento sigue siendo un imán tanto para la inversión extranjera como para los trabajadores calificados del exterior que se trasladan temporalmente a Brasil. Para los expertos extranjeros, los campos pioneros de la producción de etanol en el país, que recientemente han decaído, pero aún cuentan con el firme apoyo del gobierno, y la investigación del petróleo en aguas profundas ofrecen atractivas oportunidades profesionales.

La situación política

Una de las otras razones por las que mudarse a Brasil es popular entre los expatriados es su situación política confiable. Después de la abolición del régimen militar en 1985, el estado ha establecido gradualmente un sistema democrático estable. Como sabrán los que se mudan a Brasil, los brasileños eligieron a su primera presidenta en enero de 2011: Dilma Rousseff, exjefa de gabinete del ex presidente en retiro, Luiz Inácio Lula da Silva. Después de enfrentar intensas críticas y erupciones de protestas por acusaciones de corrupción y servicios públicos deficientes de cara a la Copa Mundial de la FIFA, Rousseff ganó por estrecho margen la reelección en 2015, con solo el 51,6% de los votos.

Pronto notará la distribución sumamente desigual de los ingresos. Si bien en las últimas décadas ha habido una importante movilidad social ascendente, creando una nueva clase media, la pobreza sigue siendo uno de los principales problemas sociopolíticos del país. La tasa de criminalidad, temida por muchos que consideran mudarse a Brasil, es relativamente alta. Aunque, según los informes, la delincuencia ha disminuido en áreas urbanas como São Paulo y Río de Janeiro, los expatriados deben tener cuidado. Algunos expatriados que se mudan a Brasil, sin embargo, informan que es menos notorio en su vida diaria, siempre que cumplan con algunas reglas básicas de seguridad, por ejemplo, estar atentos por la noche, alquilar alojamiento en recintos seguros y nunca intentar resistir a ningún ladrón, asaltante, o ladrón. Además, la corrupción, a pesar de los esfuerzos del gobierno para combatirla,

Principales ciudades de Brasil

São Paulo, la ciudad más grande de Brasil, es, con mucho, el destino de expatriados más popular del estado. Además de su gran tamaño, el área metropolitana de São Paulo alberga a casi 20 millones de personas, también es el centro económico y financiero de Brasil, que alberga la Bolsa de Valores de São Paulo. En 2011, se estimó que generó más del 17% del PIB del país. Allí se encuentran muchas sedes multinacionales, y los expatriados que se muden a Brasil encontrarán que São Paulo tiene más que ofrecer que cualquier otro lugar del país.

La metrópolis más famosa y notoria de Brasil, Río de Janeiro, se está quedando un poco por detrás de São Paulo en términos de popularidad de expatriados. Sin embargo, esto definitivamente no se debe a la falta de atractivo (Río tiene el título de la ciudad más visitada del hemisferio sur) sino al menor número de oportunidades de empleo para extranjeros. Por lo general, los expatriados que se mudan a Brasil para trabajar en Río son empleados como especialistas en el sector petroquímico de Brasil y otras industrias importantes, o se ganan la vida enseñando inglés.

Información para expatriados Brasil: destinos, trabajos, visados

A diferencia de São Paulo y Río, la capital de la nación, Brasilia, es puramente el centro político del país. Su importante comunidad de expatriados se compone principalmente de personal diplomático, periodistas y corresponsales extranjeros. Con 2,6 millones de habitantes, Brasilia parece casi pequeña en comparación con São Paulo y Río de Janeiro. De hecho, la vida tiende a ser mucho menos agitada y caótica allí que en otras ciudades brasileñas.

Macaé, el centro de la industria petrolera costa afuera del país, ubicado a unos 180 km al noreste de Río de Janeiro, también tiene una demanda constante de expertos extranjeros. En consecuencia, la ciudad tiene una comunidad de expatriados considerable, principalmente de habla inglesa, y una infraestructura de expatriados bastante decente, que incluye escuelas internacionales. Otros destinos de expatriados pueden incluir algunas de las ciudades costeras de Brasil, como Fortaleza, Recife y Porto Alegre.

Mercado laboral de expatriados

La gran mayoría de los expatriados que trabajan en Brasil son transferidos de empresas extranjeras y multinacionales que operan sucursales locales en São Paulo u otras ciudades brasileñas. El mercado laboral para expatriados que se han hecho a sí mismos en Brasil es extremadamente competitivo y es difícil conseguir un puesto bien remunerado sin el respaldo de un departamento de recursos humanos influyente o lazos de networking extensos.

La experiencia demuestra que no es prudente mudarse a Brasil a menos que haya logrado conseguir un trabajo. Muchos expatriados esperanzados finalmente regresan a sus países de origen mucho antes de lo que habían anticipado. Aquellos con habilidades sólidas en áreas como ingeniería, alta tecnología, finanzas o administración, sin embargo, tienen una oportunidad.

también te puede interesar  Carnaval de Brasil, Descubre las 3 mejores ciudades

La enseñanza del inglés como segundo idioma (ESL) es una alternativa popular para aquellos que no pueden encontrar un trabajo en su profesión original. De hecho, las escuelas de idiomas y las oficinas corporativas buscan hablantes nativos de inglés. Sin embargo, los puestos docentes no están tan bien remunerados y los expatriados tienen dificultades para mantener su nivel de vida anterior. El conocimiento suficiente de portugués suele ser un requisito previo para encontrar empleo en Brasil.

Requisitos de visa

El Estatuto Brasileño de Extranjeros distingue entre una variedad de visas de corto plazo para diferentes categorías y visas permanentes para quienes pretenden mudarse a Brasil de manera indefinida. Las visas a corto plazo incluyen visas de turismo y de negocios.

Si bien los turistas de ciertos países, como muchos otros estados de América del Sur y de la Unión Europea, pueden ingresar al país por un máximo de 90 días sin una visa; todos los demás visitantes a corto plazo deben solicitar una visa de antemano. Las denominadas visas de negocios están destinadas únicamente a viajes de negocios de corta duración y no permiten al titular trabajar en Brasil. Además, existen otros tipos de visas temporales para investigadores, artistas, estudiantes de intercambio, voluntarios y misioneros religiosos, que pueden emitirse por un período más largo.

Visa temporal

Aquellos que planean vivir y trabajar en Brasil pueden solicitar una visa temporal de categoría V (VITERM) o una visa permanente (VIPER). Las visas temporales en la categoría V están destinadas a quienes ya han firmado un contrato de trabajo temporal con un empleador brasileño. Como los contratos de trabajo deben ser examinados y aprobados por el Ministerio de Trabajo antes de que se procese la solicitud de visa, la tasa de éxito sigue siendo relativamente baja. Las excepciones obvias son los traslados dentro de la empresa, en los que rara vez se niegan las visas correspondientes.

La visa es válida por hasta dos años y solo se puede extender una vez. Sin embargo, a partir de noviembre de 2011, la extensión ya no se limita a otros dos años. Por lo tanto, la visa de trabajo puede extenderse por un período de tiempo indeterminado, aunque no permanente. Las visas de trabajo temporal se limitan al puesto especificado en la visa: El titular no puede cambiar de trabajo mientras se encuentra en el país o permanecer en Brasil después de que el contrato de trabajo haya expirado.

Visa permanente

Muchos expatriados que planean mudarse a Brasil solicitan una visa permanente en su lugar. Esto les permite cambiar de trabajo sin perder su permiso de residencia y evitar solicitar una renovación de visa. Las visas permanentes para Brasil se pueden otorgar a expatriados con calificaciones específicas y un contrato de trabajo en Brasil, a aquellos que buscan iniciar un negocio en Brasil, siempre que traigan una cierta cantidad mínima de capital financiero y a los jubilados con una pensión mensual de al menos $ 2,250. DÓLAR ESTADOUNIDENSE.

Para ser considerado para una visa permanente, el solicitante debe tener un certificado policial que no muestre antecedentes penales. Si buscan empleo en Brasil, también deben demostrar que poseen habilidades especiales en beneficio de la economía brasileña.

Salud en Brasil

Brasil es uno de los pocos países que ofrece acceso universal gratuito a la atención médica. Cualquiera que esté viviendo legalmente en Brasil puede disfrutar de consultas médicas, tratamiento hospitalario y cirugía gratuitos provistos por el sistema de salud pública ( Sistema Único de Saude – SUS ). Sin embargo, este sistema tiene la reputación de carecer de fondos suficientes. Los tiempos de espera en los hospitales públicos pueden ser muy largos para los pacientes.

Las personas más ricas que viven en Brasil, alrededor del 25% de la población, prefieren el sistema de salud privado. Hoy en día, muchas empresas ofrecen a sus empleados planes médicos privados como parte de su remuneración. Antes de comenzar su vida de expatriado en Brasil, debe asegurarse de tener un seguro médico privado adecuado, ya que los costos de atención médica en el sector privado pueden ser muy altos.

La provisión de instalaciones sanitarias en las ciudades más grandes se considera buena. Los médicos generales, los tratamientos especializados y los hospitales están ampliamente disponibles en las principales ciudades de Brasil. Sin embargo, la situación es diferente en las zonas rurales de Brasil. Particularmente en el noreste, la atención médica no siempre está disponible. De hecho, el sistema ha llegado a un punto tan crítico que en 2013 el gobierno creó un nuevo programa, Mais Médicos (Más Médicos). El objetivo de este programa es atraer médicos del exterior para trabajar en el campo de Brasil durante tres años. Contratos. En el año, 13.000 médicos habían firmado contratos, principalmente de Cuba.

Riesgos comunes para la salud

Para ciertos lugares, incluida Brasilia y todas las regiones rurales o selváticas, se recomienda encarecidamente la vacunación contra la fiebre amarilla, aunque no es necesaria para ingresar al estado. Las vacunas contra la hepatitis A y B, así como contra la fiebre tifoidea y la rabia, se recomiendan para estadías prolongadas, independientemente de dónde lo lleve su vida en Brasil.

Algunas partes del país, incluidos los espacios urbanos como Porto Velho, Boa Vista y Manaus, son zonas de riesgo de malaria. Las medidas de precaución contra la malaria y el dengue son de hecho esenciales. Asegúrese de comunicarse con un médico y hablar sobre las vacunas y otros riesgos para la salud mucho antes de su nueva vida en Brasil.

Automóviles y conducción en Brasil

Muchos expatriados compran un automóvil una vez que llegan a Brasil. Debido a los altos impuestos, los automóviles son relativamente caros en Brasil. Sin embargo, comprar un automóvil nuevo es mucho más barato y mucho más fácil que importar uno desde casa. Además de los gastos de envío, se le cobrará un impuesto de importación considerable. Los vehículos usados ​​solo se pueden importar bajo ciertas condiciones: antigüedades (30 años o más) para fines de colección, importaciones resultantes de donaciones o vehículos heredados o automóviles importados por diplomáticos o miembros de su personal.

El país tiene la red de carreteras más grande de América del Sur y los automóviles son la forma más popular de moverse. Conducir en Brasil puede ser cualquier cosa, desde una emocionante aventura hasta una auténtica pesadilla, especialmente en una metrópolis como São Paulo o Río de Janeiro. Los expatriados que viven en Brasil pueden usar su licencia de conducir nacional por hasta seis meses, siempre que esté traducida al portugués y sellada por las autoridades de tránsito.

Otros medios de transporte

A pesar de las malas condiciones del tráfico, tener su propio automóvil es su mejor opción para moverse durante su estadía en Brasil. En los últimos dos años, las fallas en el transporte público han sido el factor instigador de una serie de protestas. Los planes para aumentar el costo de las tarifas de autobús, muy concurridos, llevaron a protestas espontáneas en todo el país. Además, los planes para revolucionar los aeropuertos, el metro, las carreteras y los enlaces de autobuses con un gasto de 400.000 millones de dólares antes de la Copa del Mundo de 2014 no se materializaron y los ferrocarriles en construcción en ciudades como Salvador están tardando mucho más de lo previsto. Solo unas pocas ciudades en Brasil tienen un ferrocarril en funcionamiento, y podría decirse que Sao Paulo y Río tienen los mejores, aunque la mayoría de los lugareños probablemente no usarían la palabra ‘mejor’ al describir ninguno de los sistemas.

también te puede interesar  Fernando de Noronha recibe turistas a pesar del Coronavirus

Para aquellos que deseen explorar diferentes partes del país mientras viven en Brasil, los automóviles son la opción más conveniente, al igual que los aviones para distancias más largas. Aunque Brasil carece de un sistema ferroviario completo, tiene una excelente red de autobuses. Sus autobuses de larga distancia son una forma económica de viajar.

Empleo en Brasil

El éxito económico de Brasil y el crecimiento relativamente constante hacen que trabajar en Brasil sea una opción atractiva para expatriados de todo el mundo. Por ejemplo, la industria del petróleo y el gas, así como el sector financiero en auge en ciudades como São Paulo, ofrecen interesantes oportunidades para los expatriados.

Trabajos de expatriados en Brasil

Sin embargo, aquellos que consideren trabajar en Brasil deben tener un plan completo antes de salir de su país de origen. El mercado es muy competitivo para los expatriados que se hicieron a sí mismos, y cada año, varios expatriados regresan a casa antes de tiempo porque su empleo en Brasil no resultó ser lo que esperaban. Debe ser especialmente consciente del hecho de que trabajar en Brasil generalmente solo es posible con un conocimiento suficiente de portugués.

Los expatriados en Brasil suelen ser transferidos de empresas extranjeras y multinacionales que operan sucursales locales en el país. Encontrar un trabajo sin el respaldo de un departamento de recursos humanos puede resultar muy difícil, y los expatriados que se han hecho a sí mismos son bastante raros. La mayoría de los extranjeros expatriados que trabajan en Brasil están empleados en áreas como la ingeniería o el sector de alta tecnología. La industria petroquímica, con sede principalmente en Río de Janeiro y la  Cidade do Petróleo  (ciudad del petróleo) Macaé, también es un empleador popular para los extranjeros.

Visa de corta duración

Hay dos tipos de visa que permiten a los extranjeros comenzar a trabajar en Brasil. La primera es una visa de categoría V, que es válida para trabajar en un puesto específico durante un período de tiempo limitado. Con una visa de categoría V, los expatriados no pueden cambiar de trabajo durante su estadía en Brasil. Los familiares dependientes pueden acompañar al titular de la visa, aunque no se les permite automáticamente comenzar un trabajo en Brasil.

A pesar de que estas visas temporales se emiten fácilmente para transferencias dentro de la empresa, son significativamente más difíciles de conseguir para los expatriados que buscan oportunidades de trabajo de forma independiente. Para ser considerado para dicha visa, el solicitante debe tener un contrato firmado con un empleador brasileño. Solo después de que este contrato haya sido examinado y aprobado por el Ministerio de Trabajo de Brasil, la solicitud de visa será procesada por las autoridades de inmigración.

Visa de largo plazo para Brasil

Los expatriados que se han hecho a sí mismos que planean trabajar en Brasil a menudo intentan solicitar una visa permanente en lugar de la temporal descrita anteriormente. Esto tiene la ventaja definitiva de que no solo permite al titular permanecer en Brasil indefinidamente, sino también cambiar de trabajo sin correr el riesgo de perder su permiso de trabajo.

Por otro lado, obtener una visa permanente es incluso más difícil que recibir un permiso temporal para trabajar en Brasil. Lo más importante es que los solicitantes deben convencer a las autoridades brasileñas de que poseen habilidades altamente especializadas que beneficiarían a la economía brasileña.

Sistema de seguridad social

Brasil tiene un amplio sistema de seguridad social al que todos los que trabajan en Brasil están obligados a contribuir, incluidos los expatriados. Las cotizaciones a la seguridad social las pagan tanto el empleado como el empleador. El Ministerio de Asuntos Sociales ( Ministério da Previdência Social ) deduce para la seguridad social entre el 8 y el 11% del salario del empleado antes de impuestos .

Con un pequeño número de países, como Chile, Grecia, Italia, Luxemburgo, España y Portugal, Brasil ha celebrado acuerdos específicos de seguridad social. El gobierno también ha firmado acuerdos de este tipo con Bélgica, Alemania y Japón, pero aún no han sido ratificados. Aunque los nacionales de estos países suelen tener que cotizar al sistema de seguridad social brasileño, sus cotizaciones pueden tenerse en cuenta al calcular las prestaciones en su país de origen después de su regreso.

Beneficios y elegibilidad

Los beneficios de la seguridad social, como las pensiones, la paga por enfermedad y las prestaciones por invalidez, son pagados por el Instituto Nacional del Seguro Social, el  Instituto Nacional del Seguro Social  (INSS). Para tener derecho a una pensión pública de vejez, los trabajadores deben cotizar al fondo durante un mínimo de 15 años, mientras que las prestaciones de invalidez requieren un mínimo de 12 meses de cotización al régimen. Además, las cantidades pagadas son bastante bajas, especialmente en comparación con los estándares internacionales.

Además de los fondos del INSS, cada empleador en Brasil está obligado por ley a establecer un llamado  Fundo de Garantia do Tempo de Serviço  (FGTS) para cada empleado. El FGTS es un tipo específico de cuenta congelada en la que el empleador paga un cierto porcentaje del salario mensual del empleado. En el caso de eventos puntuales, como baja sin causa o enfermedad grave, el empleado recibe el dinero de su cuenta.

Habilidades lingüísticas

A diferencia de todos los demás países latinoamericanos, el idioma principal de Brasil es el portugués, hablado por hasta el 97% de la población del país. Aunque el idioma escrito se parece más o menos al portugués utilizado en Portugal, existen diferencias considerables en el idioma hablado. Imagine los desafíos en la comunicación entre un brasileño y un portugués similares a los que un británico y un estadounidense pueden tener en una conversación diaria. Aparte de variaciones regionales moderadas tanto en vocabulario como en acento, no hay dialectos distintos dentro de Brasil.

Para todos aquellos que planean una estadía más prolongada en Brasil, es indispensable un conocimiento adecuado de portugués. El inglés como segundo idioma no se habla tan ampliamente como en otros países; incluso en las ciudades más grandes, no se puede esperar necesariamente que la gente entienda o hable inglés. En el mundo empresarial brasileño, el inglés solo te llevará hasta cierto punto, y es probable que solo las personas de la alta gerencia hablen inglés.

Comunicación intercultural

Aunque la etiqueta de negocios en Brasil es considerablemente más relajada que en otros lugares, hay un par de cosas que los expatriados en Brasil deben tener en cuenta para evitar malentendidos graves. En primer lugar, generalmente es muy importante construir relaciones individuales antes de hacer negocios juntos. Por lo tanto, es aconsejable no apresurarse en nada y esperar a que su contraparte mencione el tema de un acuerdo comercial.

En segundo lugar, las reuniones de negocios tienden a ser bastante informales. En términos generales, todos aportan su opinión. También es aceptable interrumpir a los demás, aunque debes evitar cuidadosamente criticar a los demás de manera demasiado directa.

En tercer lugar (lo que a menudo es más difícil de entender para algunos extranjeros), llegar tarde a una cita es común y perfectamente aceptable. En Brasil, generalmente se considera mucho más descortés interrumpir abruptamente una conversación o salir temprano de una invitación inesperada que llegar tarde a citas posteriores.

Deja un comentario