Sao Paulo

Playas extensas e islas tropicales, son los dos escenarios imperantes en la ciudad de Sao Paulo, que sin contar con un litoral propio, goza de contar con numerosos balnearios en sus cercanías, entre los cuales figuran: Ilhabela, Guarujá, Ubatuba y Caraguatatuba, paradisiacos parajes ideales para quienes buscan un lugar idílico en el que pasar sus próximas vacaciones. Descubra lo que cada uno tiene para ofrecer.

 

Donde se ubica Sao Paulo?

São Paulo es el mayor y más poblado estado de Brasil, con el mayor parque industrial y la mayor producción económica de América del Sur. Se sitúa en el sur de la región Sudeste, con Minas Gerais como límites norte y noreste, Río de Janeiro al noreste , Océano Atlántico al este, Paraná al sur y Mato Grosso del Sur al oeste.

La población de San Pablo es muy diversa, con grandes descendientes de inmigrantes italianos y portugueses, así como otros inmigrantes migratorias (japonés, alemán, español, etc.).

Consideremos a Sao Paulo como el “motor económico” de Brasil, responsable de más del 31% del PIB del país.

Cuando viajar a Sao Paulo?

La ciudad es increíble para todo tipo de viajes, de los más apurados visitantes que están sólo a los negocios a los que se enfrentan a tomar unos días de vacaciones para atrapar mucho por allí!

San Pablo no es lugar para ir sólo una vez en la vida, dar un check en la lista de ciudades ya visitadas y nunca volver. La gracia de San Pablo está exactamente en ser una ciudad efervescente, con constantes novedades y eventos temporales.

En el invierno, entre los meses de junio y agosto, las temperaturas cae. Los edificios, muy altos, facilitan las corrientes de viento, impiden la entrada de sol y aumentan la sensación de frío. Tal vez usted necesita un casamiento para sentirse cómodo en São Paulo en el auge del invierno. Por eso, vaya preparado. Para compensar, usted cuenta con la falta de lluvia y la certeza de poder pasear mucho a pie por la ciudad.

El verano, entre diciembre y marzo, eleva las temperaturas y, con ellas, la incidencia de lluvia también aumenta. Es el período donde ocurre la mayor parte de los grandes temporales, inundaciones y, consecuentemente, trastornos en el tránsito. La temperatura es atractiva para paseos al aire libre, sin embargo, hay que torcer para no llover!

Siguiendo el criterio de las condiciones climáticas, las mejores épocas para visitar São Paulo son el otoño y la primavera, cuando las temperaturas son más amenas (ni mucho frío, ni demasiado calor) y las lluvias también tienen incidencia media. Por eso, si desea tomar un clima agradable, opte por viajar entre los meses de abril y mayo o septiembre y octubre.

Ver los promedios anuales. Temperaturas mínimas / máximas y el índice de precipitación de lluvia.

Enero – 19 ° C / 27 ° C – 237 mm
Febrero – 19 ° C / 28 ° C – 222 mm
Marzo – 18 ° C / 27 ° C – 161 mm
Abril – 16 ° C / 25 ° C – 73 mm
Mayo – 14 ° C / 23 ° C – 71 mm
Junio ​​- 12 ° C / 22 ° C – 50 mm
Julio – 12 ° C / 22 ° C – 44 mm
Agosto – 13 ° C / 23 ° C – 40 mm
Septiembre – 14 ° C / 24 ° C – 71 mm
Octubre – 15 ° C / 25 ° C – 127 mm
Noviembre – 17 ° C / 26 ° C – 146 mm
Diciembre – 18 ° C / 26 ° C – 201 mm

Atracciones

Aunque el clima es un factor fundamental para decidir la fecha del viaje, la verdad es que vale la pena conferir la agenda cultural y de eventos en la ciudad antes de ir. Por más que las actividades permanentes ya sean excelentes, São Paulo recibe tantos eventos temporales que usted podrá tener una experiencia completamente diferente a cada viaje hacia allí. Competiciones deportivas, como finales de fútbol y Fórmula 1, suelen agitar la ciudad. Lo mismo sucede con la Bienal de São Paulo, la Mostra Internacional de Cine, la Virada Cultural, la São Paulo Fashion Week, la Parada del Orgullo Gay, el Salón del Automóvil y tantos otros eventos que marcan el calendario de la ciudad.

Mejores playas de Sao Paulo

Desde vibrantes playas urbanas con extensa oferta de entretenimiento y diversión, hasta aquellas casi vírgenes de acceso complejo en las que sumergirse en majestuosos paisajes que fusionan densos bosques de mata atlántica, cascadas y cristalinas aguas, es lo que comprende la propuesta de Sao Paulo cuando se busca disfrute bajo el sol.

Ilhabela:

Igualmente denominado “São Sebastião”, es el archipiélago que se emplaza a 135 kilómetros de Sao Paulo atrayendo al visitante gracias a un entorno inigualable en el que se mezcla lo imponente del paisajes montañosos, con lo paradisiaco de sus playas; senderos en los que internarse en la selva, vegetación exuberante, cocoteras y cursos de agua que cautivan, son algunos de los escenarios destacados del lugar.

Entre tantas alternativas para elegir, son las playas localizadas en la selvática Isla de Bonete las más recomendadas; de hecho,  el periódico británico “TheGuardian” las incluyen en la lsita de las 10 más hermosas del país; su acceso demanda una travesía en lancha o una larga caminata de 15 kilómetros por la selva, pero bien merece la pena.

Guarujá:

Separada por apenas 88 kilómetros de la ciudad, aguarda la Isla Balneario en la que las aguas del Océano Atlántico bañan la más fina arena dándole forma a las playas más concurridas de Sao Paulo ¿Qué tienen de especial? una propuesta súper completa al albergar no solo playas urbanas llenas de entretenimiento, sino algunas casi vírgenes enmarcadas en el colosal paisajes de la Mata Atlántica.

Si de recomendar una se trata, podría decirse que en materia de playas urbanas el primer lugar lo disputan Pitangueiras y Asturias; ahora si se trata de balnearios tranquilos, pocos igualan las piscinas de agua dulce que ofrece Playa Iporanga; otras alternativas son Playa Blanca – popular por su onda reggae y entornos selváticos – y Playa del Tombo para los que buscan olas gigantes.

Ubatuba:

Localizada a 226 kilómetros de la ciudad, Ubatuba cautiva con sus más de cien playas en las que el paisaje de montaña se funde con el bosque; mejor conocida como la Capital del Surf de Sao Paulo, tiene a IlhaAnchieta de principal protagonista. La razón de ello es simple, límpidas aguas bañan playas de arenas blancas dándole forma a entornos idílicos, además de contar  con varias piscinas naturales.

Otra  opción que despierta interés tanto a locales como turistas, es Playa Félix la cual sobresale por si exuberante vegetación que cubre de verde, hasta el borde mismo de la arena generando la sensación de estar inmerso en un pedazo de paraíso en la tierra.

Caraguatatuba:

La última opción se localiza a 180 kilómetros de la ciudad, con la propuesta de un balneario que combina la mejor cara del Océano Atlántico y Sierra Mar. Entre su oferta más destacada sobresale el Parque Estatal de Sierra Mar con sus hermosas playas de aguas turquesas enmarcadas en entornos de paisajes selváticos.

Share

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *