Brasilia


¿Donde se ubica Brasilia?

Localizada a 950 kilómetros al noroeste de Río de Janeiro, se levanta Brasilia, una de las ciudades capitales de más reciente construcción en el mundo. Además de ser sede del gobierno nacional y residencia oficial del Presidente, alberga las embajadas y demás representaciones internacionales de relevancia para el país. Conozca lo que tiene para ofrecerle en una visita.

Descubriendo lo más interesante de la capital brasileña

El primer tema a tratar en esta cita con la declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en el año 1987 por la Unesco, tiene que ver con su infraestructura – a fin de cuentas – su construcción persiguió un objetivo en concreto: la creación de una gran metrópolis con la que evitar la exclusiva vocación hacia las ciudades costeras del país.

Lucio Costa fue la mente detrás del plano de la ciudad, mientras que Oscar Niemeyer se encargó de crear los edificios más destacados, dejándole a Roberto Burle Marx todo lo referente al paisajismo. Aunque Costa, mantiene la idea de haber intentado darle forma de cruz, lo cierto es que la peculiar capital se levanta sobre una base en forma de avión que apunta al sureste.

Para lograr el objetivo, fue necesaria la construcción de muchas obras de envergadura, entre ellas una presa de agua debido a que, en principio, el terreno era árido e inhóspito. Todos estos esfuerzos valieron la pena, en la actualidad Brasilia cuenta con edificios públicos que se erigen en amplias avenidas.

En su parte central, alberga la Plaza de los Tres Poderes, en lo que equivaldría a la cabina de ese avión imaginario; lo que deja para el fuselaje, la amplia avenida denominada “Explanada de los Ministerios”.

¿Cuando viajar a Brasilia?

En la capital brasileña las estaciones son definidas en función del nivel de humedad. El clima predominante se caracteriza por ser semiárido una estación es seca y fría y otra húmeda y caliente. La temperatura promedio se sitúa en los 25° C siendo octubre el mes que muestra los indicies más altos llevando al termostato hasta los 29° C. En contraparte, julio es el mes que evidencia el mayor descenso alcanzando los 13° C.

De todo ello puede entenderse que la época idónea para visitar la ciudad concuerda con la época entre abril y junio, en la que su cielo se viste del más hermosos azul. Sin embrago, hay quienes prefieren arribar a la capital de agosto a septiembre, para disfrutar del espectáculo que ofrecen los árboles magníficos de Ipê florecidos en púrpuras y amarillos que contrastan con el grisáceo que impera en el resto de la vegetación.

Atracciones de Brasilia

Si de paseos y excursiones se trata, las alternativas sobran. Entre los sitios imperdibles figuran el Complejo Cultural de la República, el puente de Juscelino Kubitschek, el Lago Paranoá y la Catedral.

Asimismo, propone lugares de sumo interés tales como el Parque Nacional DOS Veadeiros en Chapada, el recurso natural Novas de Caldas y las altas cascadas de Caídas de Itiquira.

 

Dónde alojarse en Brasilia

¿Sabes esas ciudades donde es difícil encontrar alojamiento bueno y barato? Pues bien, Brasilia está entre ellas. ¡Y no es exagerado! El alto índice del turismo de negocios en la capital inflaciona los precios de los hoteles. Convenciones, manifestaciones, reuniones y la concentración de los servicios públicos nacionales son un plato lleno para el aumento de precios.

Si usted no va a viajar por negocios, lo mejor es optar por una visita de viernes a domingo. Los hoteles suelen bajar hasta la mitad el valor de las diarias y hasta los residentes de la ciudad aprovechan. El tiempo es suficiente para conocer los principales puntos de Brasilia.

Elegir la región para alojarse es fácil. La sectorización de la capital ayuda a la vida del turista. La gran mayoría de las opciones de hotel están en los sectores hoteleros Sur y Norte (SHS y SHN). Las dos áreas son muy centrales y cerca de gran parte de los puntos turísticos. Es posible ir a pie a la Torre de TV, la Explanada de los Ministerios, la Catedral y la Plaza de los Tres Poderes. El comercio tampoco falta. Los dos sectores tienen centros comerciales cercanos.

Para quien prefiere algo menos agitado, debe alojarse al borde del Lago Paranoá. La región es muy tranquila y próxima al Palacio de la Alvorada, El taxi o el coche es fundamental.

Cuidado con las opciones muy baratas. Es común la oferta de posadas, principalmente en la avenida W3 Sur. Son irregulares y no tienen autorización para funcionamiento. No siempre la frecuencia es de las mejores. El barato puede salir muy caro en algunos casos.

Seleccionamos algunas opciones para ayudarle en la elección más segura y rentable.



Booking.com

Share

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *